Stop represión. ABSOLUCIÓN PARA CHECHU.

CONCENTRACIONES DE APOYO:
- Lunes 25 marzo a las 19:30 h (en la Plaza de la Constitución).
- Martes 26 marzo, día del juicio, durante toda la mañana (en la puerta de los Juzgados).


El 11 de Junio de 2011 los miembros de la corporación municipal zamorana tomaban posesión de sus cargos; mientras, fuera del Ayuntamiento varios centenares de personas se concentraban frente a la casa consistorial convocadas por el movimiento 15M de Zamora. Durante el transcurso de dicha concentración se produjeron unos acontecimientos, en todo momento PACÍFICOS, que fueron un grito colectivo de indignación y rabia ante quienes señalaban como corresponsables de la pérdida de derechos sociales y libertades democráticas.


Las consecuencias de tamaña osadía ante ciertos caciques no se hicieron esperar. Al día siguiente comenzaba la campaña de criminalización llevada a cabo por algunos de los principales medios de comunicación locales y una parte de la casta política zamorana. Se llegó al punto esperpéntico de que la alcaldesa Rosa Valdeón -dirigente de un partido que no ha condenado aún el golpe de Estado franquista de 1936, ni ha mostrado signo alguno de arrepentimiento por el apoyo directo y activo del PP a la invasión de Irak que ha provocado cientos de miles de muertes- nos calificara de terroristas y fascistas.
Tras abrir la veda llegó el turno de la represión. Trece de las personas que participaron en aquella concentración fueron imputadas en un proceso chapucero basado en una clara selección al azar de una serie de cabezas de turco cuya criminalización sirviera para presentar al 15M como un peligro público. Había pasado el momento de las buenas palabras y la comprensión ante “el enfado legítimo de una parte de la población que reclama una mejora de nuestra democracia” (declaraciones no textuales de algún alto dirigente estatal del PPSOE) para pasar a introducirnos en esa teoría delirante pero perfectamente orquestada de que cualquier manifestación contra el sistema está ligada a grupos violentos.
Finalmente, en toda esta operación de castigo selectivo, doce personas quedaron libres de cargos y uno de nuestros compañeros fue elegido para dejar claro quien manda aquí y recibir todo el peso de “su ley”. La Subdelegación ha seguido adelante y el abogado del Estado pide 3 años de cárcel y 5500 euros de multa para él (“todos los ciudadanos son iguales ante la ley”… el ex -presidente balear Jaume Matas fue condenado a nueve meses en un proceso en el que se le imputaban doce modalidades diferentes de corrupción). Acusan a Chechu de varias faltas y delitos y están dispuestos a meterlo entre rejas a sabiendas -como pudimos presenciar multitud de ciudadanas y por supuesto la propia policía- de que en ningún momento llevó a cabo acto alguno que implicara violencia contra personas o bienes materiales.
El próximo 25 de Marzo se celebrará el juicio contra él y las organizaciones y ciudadanas que firmamos este manifiesto no vamos a dejarle solo.
De nuevo nos encontramos con un claro ejemplo de represión contra los movimientos sociales, de persecución contra quienes luchan por mejorar sus condiciones de vida. Con el recrudecimiento de la crisis también se ha recrudecido aquella, con detenciones y condenas injustas a jóvenes militantes cuyo único objetivo es intentar amedrentar a quienes salen a la calle para protestar. El penúltimo episodio de esta escalada contra las libertades es el proyecto de “Ley Mordaza” que supone un paso más hacia el Estado Policial al que estamos abocadas sino somos capaces de hacer frente y derrotar a un gobierno ilegítimo, defensor de los privilegiados, que nos pretende condenar a la miseria y la desesperación.
Cada vez más porras, más intervenciones policiales y más intentos de criminalización. Mientras los bancos reciben millones y cientos de miles de familias son desahuciadas, aquellas gentes que se oponen a esta lógica son perseguidas, juzgadas y enviadas a prisión.
¡No más represión por luchar, no más recortes y violencia para l@s de abajo!
¡Absolución para Chechu!
¡Si tocan a una nos tocan a todas!